Los conjuros son fórmulas mágicas con las que se pretende realizar diversos actos mágicos, principalmente el de hacer un hechizo, invocar una divinidad o una fuerza sobrenatural para pedir su intervención, o el de exorcizar o ahuyentar el mal.

Se forman mediante una serie de frases o palabras mágicas, y se supone que son más poderosos si se realizan en lenguas antiguas como el latín o el griego. El conjuro más conocido popularmente seria el «Abrakadabra», una de las palabras más reconocidas en multitud de idiomas. También son populares las rimas y versos utilizados para este fin.

Conjuros históricos

Conjuros mágicos egipcios en jeroglifos

Conjuros mágicos egipcios en jeroglifos

La mayor parte de copias de antiguos conjuros mágicos fueron en gran medida destruidas en muchas culturas tras el éxito de las grandes religiones monoteístas: Islam, Judaísmo y Cristianismo, que asocian la actividad mágica con el demonio. Estos se diferencian de otras formas de magia como rezos, palabras, patrones, recetas y prácticas en que los conjuros constituyen una colección de palabras que no precisan combinarse con el uso de determinados ingredientes y gestos.

Alguno de los ejemplos más relevantes de antiguos conjuros conservados se encuentran en el Libro de los Muertos y describen los rituales mágicos que acompañaban los procesos de embalsamamiento y enterramiento y que fueron recuperados recientemente cerca del mar Muerto en el Antiguo Egipto.

Si quieres leer más…

Wikipedia. El texto está disponible bajo la Licencia Creative Commons Atribución Compartir Igual 3.0; podrían ser aplicables cláusulas adicionales.

Imágenes: